26.11.08

Tengo sueño...






Los parpados caen por su propio peso…



Cae el telón, y la función se inicia…
No hay público, sólo un espectador,
idéntico al intrépido director
de esta obra original.

Cada acto derrite la certeza
cada toma es síntoma de su debilidad.
No hay desvelos, sobran las figuras,
la ovación no se hace esperar…

Llega el fin de la jornada,
una nueva función ha concluido,
lo denuncian las luces que empiezan a gritar:
Ya es tarde! hay que ir a trabajar….

Romina E.
11/08/08
©Primer Round

No hay comentarios: