23.11.08

¿Primavera?




Siempre amé la primavera, no puedo dejar de asociarla con un nuevo ciclo, y a mí me desvive la adrenalina de los comienzos. Los días se alargan, las flores embelesan, cambia de alguna forma el aire trastocando el ánimo abatido del transeúnte.
YO camino distinto, puedo sentir el sol en la frente sin encandilamientos, la temperatura es óptima, la brisa se convierte en un mino y las prendas ya no pesan.
No puedo dejar de negar que siempre, me ilusionara la primavera. No importaba si estaba sola o acompañada, ella en mí vida fue garante de un gran amor. Quizás no siempre en el sentido clásico del termino, sino como el resurgimiento de una relación, la planificación de un viaje que sentaría precedente en mí vida o tan sólo como una variación que mi rumbo necesitaba.
A pesar de eso, de esperarla como históricamente lo hacía, reconocí que este año no seguiría los lineamientos clásicos, sino que esta vez, ella para mí iba a ser un cierre. Antes los desenlaces me intimidaban, no podía hacerme a la idea de los finales felices, pero definitivamente ya no les temo de la misma forma, aprendí a aceptarlos y transformarlos en algo productivo. Y a duras penas pude aprehender, que como dice Nietzche “Sólo donde hay sepulcros, habrá resurrecciones. ...”



El capullo florecerá

Nadie me acompaña,
pero no más soledad…


Resuena tenuemente un canto
de esta noche de finales.
Se agotaron los lugares
donde yo me protegía.

El invierno se despide
con sus tardes apagadas.
No más glaciares,
ni necesidad de fogón.

Me inunda la esperanza
de esta nueva primavera
que cargada de aromas
anhela florecer.

Me entrego sin tapujos
a la agonía de esta luna
con la calma que mañana
mi Sol
me va a despertar.

Romina E.
21/09/08
©Primer Round

No hay comentarios: