30.1.09

Rescate

El tiempo lo vulnera todo, no existen antídotos para él...


La rosa rojo carmesí

Hoy,
Después de haber tenido una rosa,
de haber visto que tan hermosa
ella puede crecer…

Tristemente,
en mi alma quedaron grabadas
aquellas espinas guardianas,
que de plagas la cuidaban.

Cambié,
opté por nuevos jardines,
llenos de arbustos sin flores,
entes sin colores que
la vida puedan alegrar.

Apareció,
intempestivamente un pimpollo,
con aroma revoltoso,
que mi huerto, logró extasiar.

Finalmente,
ocupada en mis jazmines,
olvidé la aversión infundada
a aquella flor tan agraciada
que tantas dichas me obsequió.

Y así,
Logré traer a mí vida,
aquella roja rosa anhelada,
esa que sin ser imaginada remendó,
a este loco y escéptico corazón…

Romina
2/09/08
© 1er Round

28.1.09

De a dos

1 + 1 = 1



BIPOLAR

IMAGINARTE ALADA EN LAS LUCES,
en un cielo que hoy,
yace sin estrellas...

Los haces de un otrora
Rey del Universo olvidaron...
que el rey de la urbe tiende

a la finitud y al delirum
tremens...
libertad absorta
sin género ni número...

Destella melancolía,
en la ilusión que aun resistente,
carga de móviles al limbo
lo desangra, lo mutila, lo achica…

Hasta decir palabras...
Hasta agotar recursos...
Vanagloriando el camino. Que en este momento, sin astros,
está nublado, y se llueve.


Y surgió una propuesta en una seguidilla de comentarios, entre un lector mío, y quien captaba mi lectura. La invitación se convirtió en desafío, y apareció en mi blog “Imaginarte alada en las luces”, siguió el resto que ya pudieron apreciar, como producto de un encuentro entre dos personas que quieren conjugarse entre versos.
Disfrute mucho la experiencia de escribir estas líneas junto a JADE, espero volver a tener la oportunidad.

Las cartas fueron lanzadas, se inicia el juego …

Romina

26.1.09

Ausencia

Los haces de tu luz, querido Ra,
abortaron mis estrellas.

REMEMBRANZA

Un silencio agudo y punzante
cachondea en los tímpanos
homenajeando a la daga
que al penetrar la vida congela.

La audiencia de las sombras
engolosina la melancolía
de un tiempo que mesquino
no pretende avanzar.

Gozando en su detención
planifica la paradoja,
retrotrayendo al sonido
a la palabra que aun no nace.

La progresión de aquel infante,
con temple de ironía
desarrolla ávidamente
la mudez de su peso.

La espera,
esquiva y desnuda
embriaga el maleficio
del recuerdo corpóreo
que ante el puñal certero,
se desgaja hasta el olvido.

Romina
19/10/08
©2do Round

25.1.09

Casualidad

EL REENCUENTRO


Cecilia se levanta, como tantos otros días, se lava la cara, se prepara el desayuno, y mientras lo disfruta va entre leyendo el diario por Internet. A la par, consumiendo letras, se pregunta que le deparará el día de la fecha. Se cuestiona si su vida no ha llegado a un punto en el que se asemeja a un diario digital, tan lleno de titulares y tan vacío en contenidos. Desde la muerte de su marido, a pesar de que lo niegue, había quedado estéril y la única forma de vida que conocía y que se atrevía a vivir, era a través de las novelas, absorta entre líneas.
Decide que es hora de salir a caminar en
búsqueda de algún nuevo ejemplar, ya había agotado su última compra y la lectura era el único paraíso que reconocía. No tenía preferencia de autores, sencillamente se dejaba conquistar por los títulos que llamaban su atención. Se divertía con la fantasía de que en realidad no era ella quien elegía la historia sino que los libros la elegían para legarle una nueva enseñanza. Al no haber podido superar la muerte de su esposo, esta era la única forma en la que ella se dejaba seducir por algo masculino, ellos iban tras ella y así lograba mantener un equilibrio con los resquicios latentes de su femineidad. Por ese motivo cada vez que salía de compras, se perdía en los cajones y/o estantes en un estado de transe, hasta que un titulo en su mano le llamaba la atención, como el sonido de una campanada que la despertaba y le indicaba que se había cruzado con su próxima lectura, ergo otra vez era seducida y conquistada.
Inició los preparativos para poder salir de su casa, pero al momento de apagar su laptop vió la publicidad de una exposición de libros en su ciudad. No era cualquier evento, en aquella feria, 12 años antes había conocido a su marido en un día como este. Ella había ido sola, como siempre, y él la sorprendió revolviendo los cajones de textos usados, y como un libro, tomo su mano y aquel gesto resonó en su oído como esa campana que necesita escuchar para saber que debe atravesar la experiencia, que es esa la elección correcta. Después de todo, en aquel momento se convenció con el argumento de que un hombre se asemeja mucho a un libro, esta lleno de historias que si bien no necesitan ser leídas dejan una enseñanza, están plagados de metáforas y necesitan ser comprendidos. En aquel cruce y bajo ese pretexto empezó el romance que dos años mas tarde la llevarían al altar.
Ceci amaba esa feria porque se trataba de una especie de homenaje a los grandes títulos de la literatura universal. En ella no iba a encontrar ningún ejemplar de primera mano, tampoco era eso lo que en realidad precisaba. No le gustaban los libros nuevos con olor a imprenta, ella precisaba libros llenos de vida, libros usados, teñidos de ese ocre característico, y llenos de esas hojas raídas por el paso del tiempo, esas señales le daban el toque de semblanza que necesitaba en su vida, en realidad, en un libro. Paradójicamente en esta reflexión reconoció un paralelismo entre el libro y su visión de los hombres. En verdad aspiraba a alguien con experiencia, un señor que tuviera un poco ajada la cubierta, y que en sus anécdotas, cada una, cuento a cuento, le proporcionen un poco de toda esa agitación de la que tanto carecía.
La casualidad de ver la publicidad en el ultimo aliento de aquel Cyber diario la convenció de que era buen momento de volver a visitarla, no lo hacia desde el entierro de su esposo debido a que temía que algún hombre resonara como hace 12 años lo hizo aquel, y ese miedo sencillamente la paralizaba. Sin embargo, una vez adentro de aquel predio volvió a sentirse viva, saberse mujer. Cada sector que iba recorriendo, paso a paso, se convertía en una especie de antídoto que le iba borrando todo recuerdo, cada memoria, ya no pesaba. Fue tan mágico el proceso que la iba atravesando que volvía sin pensarlo a sentirse fresca y libre. Embebida nuevamente por aquella añeja jovialidad perdida y con pecho hinchado de la emoción, se sumergió nuevamente en los estantes, otra vez, por segunda vez como hace 12 años. Absorta entre textos, no se escucho ninguna campana, pero él tomó su mano…

Romina
13/10/08
©2do Round

21.1.09

Sueños

Quién pudiera ser testigo de la magia que acontece al disuadir la propia atención...


Figuras mágicas

Montañas de estrellas atiborradas de sentidos,
divergencias simultaneas a la testaruda razón,
encrucijadas con rostros anónimos,
incineran a fuego lento las memorias de este hoy.

Son sucesivas y simultáneas las noches,
en las que el mago hará su show,
prescindiendo de olvidos aparentes
que sólo ostentan en la lucidez del sol.

Las caretas van desapareciendo,
los espejos empiezan a caer…
No hay laberinto infranqueable,
la eternidad se viene a imponer.

Son las ruinas de la mente,
desquicio del miedo vigente
que en toda queda castigará,
al impotente y restrictivo calificador,
de nuestro innato costado animal…

Romina
28/07/08
© 1er Round

19.1.09

Naif

Si fuera tan fácil, si fuera tan simple, si tan sólo me rozara esa flecha...


Cáscaras
Sólo desollando afloran margaritas

El miedo alardea,
juega a ser burbuja
que en la maldad encapsula
palabras con decoro.

Un cupido hastiado
de la ternura esquiva
propicia una flecha
que acierta en lo recóndito.

La capsula se desgaja
amputando a la razón.
Y a todo juicio nublando
lo bautiza en demencia.

Triunfa el corazón
que goloso de conquista
emigra a los confines
de la retribución absurda.

Romina
13/12/08
©2do Round

18.1.09

Revellion

Cuando la variedad se conjuga con el encanto de la noche


Artigo XII
Decreta-se que nada será obrigadonem proibido,tudo será permitido,inclusive brincar com os rinocerontese caminhar pelas tardescom uma imensa begônia na lapela

Parágrafo único:
Só uma coisa fica proibida:amar sem amor.

Artículo 12
Decrétase que nada estará obligado ni prohibido. Todo será permitido. Inclusive jugar con los rinocerontes, y caminar por las tardes con una inmensa begonia en la solapa.

Parágrafo único:
Sólo una cosa queda prohibida: amar sin amor.”


Thiago de Melo, Los estatutos del hombre

16.1.09

Simpleza

Alguna vez, hace mucho tiempo, yo quise así....


Amor abismal

Cuando nuestras manos se rozaron
se detuvo el mundo, cayó el cielo
y en ese breve segundo,
yo supe que me amabas.

Fue un eterno silencio
el que me dijo que eras mío
y desde ese inesperado momento,
no dejo de pensarte, sentirte…

El tiempo es un engaño,
el olvido una utopía
el abismo nos separa
y mí corazón sólo te ansia.

Van a pasar los años,
van a pasar las compañías.
Pero mi ser ya tiene dueño,
ya encontró su melodía…

Fue en una noche de invierno,
donde tus manos rozaron con las mías.

Romina
4/08/06
©1er Round

15.1.09

De regreso

Y finalmente se abrió un nuevo juego, el 2009 ya empezó a hipnotizarme con su paleta de colores y no pienso oponer resistencia...


Reflejos


Espejo encantado,
capricho de una melodía
que alguna vez vio por azar
una sonrisa prematura.

Empaña hoy el vidrio
una lúgubre manía
del que mira y que no ve
en un eclipse que ofusca.

Una llave va a despertar
la música que ha de conseguir
el colapso del marco que resiste
e inhibe la feria de retratos.

Se inaugura el desfile casual
de sucesivos contornos
caducando el maleficio impropio
de una lamina que yacía
inútilmente árida.

Romina
9/10/08
©2do Round