30.8.09

Propósito


si me siento bella, el espejo me mira y se ríe…




Quiero

Hoy siento poder dentro de mí,
capaz me creo de conquistar el mundo,
dominar el cielo, sembrar estrellas,
amigarme con la lluvia…

Quiero salir a jugar,
jugar con mi vida,
o que ella juegue conmigo…

Como el mar juega con las olas, en un armónico zarandeo.
Como el cielo juega con el viento, corriendo por doquier.

Quiero que este juego sea mi juego, eterno…
que la vida se funda en mí,
despertarme en el edén,
anhelar el desierto…

Que esto sea un gran torneo,
divertido, participativo, recreativo…

Tantas cosas quiero,
como dejar de querer,
para que de una vez por todas,
no deje de jugar, ni una sola vez…


Mil disculpas por mis ausencias, de a momentos no puedo deshenebrar la madeja.

13.8.09

Grito

Estas sábanas que arden son sólo
trofeo de tu ausencia…



Encuadre

Quisiera deshojarte
cómo a una margarita.
Desterrarte,
a las profundidades del olvido
Reciclar el terreno devastado
por tu imagen.

Bañarme.

No encuentro aljibe en el desierto.
Un recuerdo refriega: carencia entre auroras...

Derrumbe de ladrillos,
se ahueca el firmamento
las estrellas se esconden
y no hay luna que se llene

La oscuridad de la noche
aplaca con su peso,
regodeándose en el luto
que nutre esta sangre…

7.8.09

Divertimento

Perversos los escotes que irradian aquello que
vehemente se trata de ocultar…




T
RIQUIÑUELAS

El placebo gana la partida y,
la noche indulgente seduce
a un títere crápula carente de hilos.

Trocad él su papel diurno
entre luces perecederas,
que ilustran batallas
junto a unos cuantos leños henchidos.

Las tretas,
intrínsecamente celosas
se articulan
a la incipiente ceremonia.

Nada de palpar contornos,
aunque en el baile estalle
una fricción erógena
que propaga con frenesí
las miserias de la luna.

Imprimen su compás
las estrellas
vertiginosamente ocultas
en cielos por demás nublados.

Se hilvanan los ciclos,
de un hechizo consecuente,
Que se consume
(por fin)
al despabilarse el alba…