27.9.09

Innovando

¿Se puede preservar la inocencia? ¿Cuál es el riesgo de abrirle las puertas? ¿Esclavitud o libertad?

Esta semana hablando con una amiga me dijo “prefiero mantener la ingenuidad de una niña pequeña disfrutando del día, viviendo el riesgo de la sorpresa, aun cuando esta pueda no gustarme. Elijo eso a su falta, sólo opacaría mi vida”. Sus palabras me dejaron absorta, me estaba quejando de la mía y hasta ahí yo venía tratando de encerrarla, sepultarla, convertirme en una mujer carente. No concebía a un adulto con capacidad de asombro, lúdico, dejando absolutamente todo librado a la aceptación de lo impredecible. De hecho, la responsabilizaba por la falta de cálculo, la imprevisión de lo irremediable, hasta que pude darme cuenta que solo peleándome con ella caía en el precipicio que buscaba evitar.
¿Pueden los años menguarla? Esta mujer que me hablaba ya había superado la mitad de siglo. Sin embargo, estaba frente a un infante que sólo se despierta para salir a jugar, con el único detalle que su pelo ya no tiene colores, sino todos juntos a la misma vez; y su piel está atravesada por el surco de múltiples miradas. Es mentira que los años la van desgastando, es uno quién elige de a momentos olvidarse de ella.
Vuelvo a los mensajeros que mostraron sus pancartas, y me remito a un amigo que años atrás me decía “cómo voy a hacer para enamorarme de nuevo si no puedo ser inocente, ingenuo, yo ya perdí la frescura”. En aquel momento sólo pude sentir tristeza por su decir, y amaba profundamente en mi interior, sin necesidad de palabras, esa lucecita seguía viva.
Me pregunto que me pasaría hoy ante un dicho similar, no encuentro nada que me fascine tanto como en mi infancia lo era el salir a romper charcos de agua que se habían escarchados por la helada. Mi mente, su lógica y razonamiento ocupa un lugar importante en mi vida. De a poco, la espontaneidad, la inocencia fue perdiendo su batalla ¿Acaso se puede enfrascar el aire cuya esencia es el libre albedrío? Tal vez hoy no pueda ver esos charcos simplemente porque me niego, en algún momento me salí de camino.
¿Por qué no me enamoro? ¿En que momento dejé de quererme? Se que la inocencia es producto del amor, pero ¿acaso un amor no empieza con la inocencia? Hoy la espontaneidad viene a darme el camino de regreso, a aquella niña que le encantaba el crack del hielo y salir a mojarse los pies…



Quién sería sin vos?

........................Inocencia…

Ridícula amiga, fuente de todas las críticas
¿Qué sería de la vida sin tu gracia?
Te tildan de boba, crédula y simple
Siendo la saeta del descubrimiento…

La espontaneidad te fortalece,
la simplicidad solo te instruye,
y la candidez se convierte,
en un fiel compañero de viaje.

Inspiras travesías fortuitas
promoviendo senderos desconocidos,
Pero irónicamente a la vez,
tupidamente transitados…

Ladrona de sonrisas.
Con tu presencia:
los amantes se unen,
y los sabios se divierten.

Dicen que la edad te corroe
las desgracias te alejan,
los intelectuales te critican
y sólo los necios te esquivan.

Mentora de verdad,
reina de la creación,
llevas en tu esencia
la plenitud de la vida.

¿Cuántas personas te acompañan?
¿Cuántas se regocijan?
Pocas, extrañamente muy pocas…


22.9.09

Bienvenida


Ciclos


Y decidí
que no deseo tocar
otra noche tus estrellas.

Y entendí
que no puedo sostener
otra semana tus soles

Y comprendí
que no hay vida
sino es atravesando ilusiones

Sin malos tragos,
que reduzcan la existencia
a una esperanza mordaz…

Busco una verdad
que gentilmente,
me enamore

Quimeras
que regocijen
sólo al imprudente

Hoy quiero
irónicamente despertar
a este nuevo día!

20.9.09

Expresión


"Era el encanto del gesto, ahogado en la falta de encanto del cuerpo"
Milan Kundera, La inmortalidad




El legado de la luz

Deseaba huir de lo vano y lo profano
mientras mi luz tenuemente alumbraba
el camino sin salida de muchos años nublados.

Un sabio oscuro vino a mí, percibiendo mi tenue flama.
Dudaba apoderarse, encenderla o apagarla
hasta que logró sutilmente acercarse.

Dura decisión él tomó, apagarse sería camino,
así lo perseguía su irónico destino para poder inmortalizarlo,
único propósito divino: nos salvaría sólo regenerarla.

Mi luz enseñó a crecer y también a manejarla,
para pronto poder salir de aquella turbia maraña.
Ese día yo no olvidaría, puesto que de un mandato fui legada.

Hoy mi precepto me conduce a buscar,
todo existencia errante, todo aquel que ande
galopando intranquilo sin cesar.

Aquel que circule en sombras, el iluso que lo acepte,
y todo lóbrego que de penas padece,
yo con mi cándida luz he de enfocar.

Mas por duro que simule, esta concesión irrazonable
mi corazón no sucumbe ante este caprichoso porvenir.
Mi brillo logro alimentar, con sonrisas que he de robar.

Y así sin planearlo, y mucho menos con desearlo, la fuerza vino a mí
Renegué de esta herencia no elegida, de esta vocación inadvertida,
hasta que descubrí: que solo iluminando, yo quiero ser feliz.



15.9.09

Distancia

"Sin tus caricias, no existe olvido"


Almanaque

El viento barre las hojas,
de una copa los cristales
y un marco se vacía.

Con frío en la hoguera,
los días se suceden.
Tenue es la distancia.

La danza permanece
al compás del recuerdo
convirtiendo la habitación
en vestigios de acordes…


8.9.09

Capullo


¿Llegará el día en que tus manos
silencien a mis dedos?



Incógnita


Y si me dejara querer
¿Qué tragedia contaría?
Y si me enamorase,
¿Cual sería mi derrota?
Y si intentase amarte
¿Dónde leería mi condena?

No nací tu mujer
poco encuentro de mi hombre,
pero el abismo crea la magia,
que inunda e incita.

Los miedos reclaman,
Monologa la razón,
pero el cuore palpita,
un martillo ya bajó

Es que tu aroma
la brisa que me halaga
quien susurra suavemente
un te quiero.
..............Yo te quiero

El deseo se diluye
de la senda cotidiana
de los encuentros clandestinos
que poco entienden de pasión.

Y como artilugio funesto
de este sentir irresuelto
me pierdo entre letras
para entonar mi canción.