30.12.10

Germinar

GRACIAS por todos los momentos que entre blogs, mails y web me han regalado!



Les deseo que este año que empieza a asomar los llene de desafíos para entretenerlos, aprendizaje necesario para fortalecerlos; Paz, tan necesaria para poder apreciar el momento en curso; y sobre todo abundancia de amor, ya que sin él, no tenemos nada…
Espero que el 2011 nos encuentre más tolerantes y generosos
MUCHOS CARIÑOS A TODOS Y CADA UNO DE UDS.


FELIZ 2011!!!!


Lo importante: toneladas de creatividad para poder seguir disfrutando de los espacios que comparten y de alguna forma nos han unido!

22.11.10

Ahora

"Desde la ilusión a la belleza,
..--------................el amor elige sus formas"



Si bien el sol
no difunde nuestra sombra
te escribo a diario
aunque desconozcas mis palabras.

Hoy tus ojos no reflejan los míos,
pero me consuela saber:
es pronta tu llegada.
Siento vibrar tus pasos en la hierba.
Tan cerca dicen que estás,
me contagian alegría.

No hay distancia en el anonimato:
tan sólo esta vana espera.


22.10.10

Pasó



Infranqueable

Era la noche oscura de un lunes; marcaba la semana que definiría años de libros enrejados. La ansiedad recorría cada partícula del cuerpo, las letras se enmarañaban entre desayunos, almuerzos, meriendas y cenas. Difícil precisar en qué momento del día se hallaba, si es que aun podía distinguirlo. Estar con el pie en un día feriado luego de un fin de semana de estudio, atolondraba su brújula.
Ante la imposibilidad de realizar cálculos cedió a las vueltas de sus sábanas. En el punto culminante en que las ovejas se transforman en figuras múltiples - donde lo que se decreta es la sinrazón del suceso - suena el timbre de su departamento.
¡Increíble! Intentó esforzarse por lograr que sus parpados se despeguen tanteando paralelamente el reloj para saber la hora. Mira el ventanal envuelto aún de madrugada y concluye que el ruido debería ser de su imaginación. Acomoda la almohada, da vueltas, rueda en caída libre hasta dar nuevamente con el absurdo. Vuelve a escuchar el timbre, esta vez acompañado por golpes en la puerta mezclados con la voz de su amigo. “Matilde ¿Estás ahí?”.
Cuando lo insólito se conjuga con lo cotidiano, ella se pone de malhumor. Abrió la puerta, lo miró fijamente esperando una respuesta que no se hizo presente.
Entró al departamento con firmeza, serio, el ceño fruncido. Con vagas palabras intentó disculparse por la hora. Tomó asiento en los sillones que se improvisaron en el lugar de su cama.
Matilde caminaba dentro del más exótico laberinto; no asimilaba cómo habían llegado esos muebles hasta ahí. Sus expresiones no cesaban de manifestar desconcierto y enojo. Sin embargo, él era casi un hermano, debía escucharlo.
Una vez mas le pidió disculpas y le preguntó cómo se sentía, qué había estado haciendo en los últimos días. Fue evidente que deseaba cortar la tensión. Ella hizo un gesto. Aquella reacción lo condujo al centro de su cometido: “Esta noche voy a partir muy lejos, así lo han arreglado para mí y creo que este viaje va a ser una experiencia maravillosa”. Atónita ante esas palabras, comienza a reclamarle cómo él, su entrañable amigo, iba a dejarla. Justo ahora, cuando su vida era un torbellino. Por un lado, las cosas con su novio no iban del todo bien; por otro, se estaba recibiendo y lo quería presente en la entrega de su título. Definitivamente no podía aceptar la partida, “¿Dónde te vas? ¿Cuándo te vas?”. Con la mejor sonrisa posible y ya con sus ojos empañados le pide serenidad. Cuenta que no le permiten precisar el motivo ni destino del viaje; que quién lo había orquestado sólo le daba la posibilidad de despedirse de una única persona.
Un silencio cómplice indicó la pausa que se sucedería con su voz: “No voy a dejar de estar a tu lado, no es mi deseo el abandonarte. Nada es definitivo, sólo serán unos años antes de volver a encontrarnos”. Ella, balbuceó: “Me lo prometiste, dijiste que ibas a venir a mi graduación, ¿Vas a dejarme un teléfono? ¿Un mail? ¿Algo?”. Comenzó a reírse, a carcajadas, como nunca antes lo había hecho. Su risa llenaba el ambiente de calidez y a la vez de congoja.
Matías vuelve a hablar levantándose para el último abrazo, ese que los llevaría a recorrer cada recuerdo compartido, cada travesura que los aliaba. Sosteniéndola entre sus brazos le susurra: “Nos volveremos a reunir, no hay grieta intransitable, y menos para tu tozudez ¿O es que acaso me la vas a negar?”. Sensibilizada hasta la última célula logra regalarle una sonrisa. Le desea suerte, le pide que se cuide y que escriba con asiduidad. Lo acompaña hasta la puerta cerrándola con cierta negación. Voltea, se acuesta en su cama con una paz que le es ajena; con una alegría intermitente mezclada con el recuerdo de la charla. Vuelve a dormirse.
A las siete de la mañana la luz comienza a filtrarse por la ventana. El día ha comenzado. Aturdida, no recuerda lo acontecido pero siente cierta pesadumbre.
Como es habitual, se dirige a la cocina para calentar el agua; suena el teléfono. Su madre, entre sollozos, dice: “No vayas a la Facultad, estoy saliendo a buscarte, tenemos que ir a ver a Matías. Te explico cuando llego”. Se sienta en su cama, vuelven de forma instantánea los recuerdos del sueño despertando una devastadora ausencia.


27.9.10

Amor

"Acaso no es insulso y silencioso el mar
cuando tus caricias se desvanecen …"


No puedo elegir del planeta
otra parcela de tierra que no sea
la que te envuelve.
Estrella mía,
tus ojos despiertan constelaciones
del sopor que matiza
la noche.
En el recorrido emerge
el universo que yo quiero.
Deja, por favor,
que esta luna te acoja y envuelva
en el descanso diario
de cada una de mis noches.


16.9.10

Percepción

"No es que seas imposible de buscar. Sólo soy yo,
difícil de encontrar…"

Hombre

Nutre este campo,
riégalo de tu aroma.
Que tus besos pulvericen
del terreno la maleza.

Brisa suave que acompaña,
en tus ojos nace el arco iris.
Enséñame el prado, fresco y verde,
carente de asperezas.




15.8.10

Planos


Del más allá

Necesitaba conseguirlo, no lograba digerir aquella frialdad. Aún podía sentir en la piel el recorrido de aquellas manos, el calor de sus caricias.
La alquimia tenía que darle respuesta, tubos de ensayo eran la alternativa. Horas sin éxito, químicos nublando los sentidos. La solución estaba con él: ausente.
Repaso varias veces los procedimientos, modificó cálculos, se cuidó en cada uno de los detalles. No volvía.
Sin sentido por vivir, el filo de la noche venció su esfuerzo. Él, la estaba esperando…

17.7.10

Ideas

"Sólo faltan los ingredientes necesarios"



Locura

Hoja en blanco,
un cuarto
mi pastilla.



.

7.7.10

Ilusión



trozo de tierra que yo amo,
estrella única para mí.
Tus ojos olvidan constelaciones
que han derrumbado el cielo.
En tu piel, recorro el espacio
desnudando los secretos del universo.
Danza de planetas por las noches,
Sol mío, centro de calor me regalas
toda esta luz que inunda
la nave que me guía dichosa.
.

6.6.10

Meta

¡Dobla!
¿Hacia dónde?
Para allá.
¿Derecha o izquierda?
Sólo un poco mas…



Universo

Si fuera posible,
me gustaría aprender
ese oficio divino que permite
a ciertos artesanos moldear
del humor de sus días,
la tristeza de sus pérdidas,
el sabor de sus encuentros,
y la desfachatez de sus elecciones.
Letras, con forma de palabras
que extendidas minuciosamente en una hoja
transmiten a todo aquel
que se deje alcanzar
eso que esté dispuesto a sentir.

19.5.10

Tiempo

Se pasa, cuando ya no se quiere que corra tanto…



Efímero

Aún no logro aprehender
cómo es que se mide el tiempo.
La hora me la enseñaron mis padres;
los maestros, días y calendarios.
Pero ¿mide igual una noche a otra
cuando todo lo que cobija al hombre
son estrellas?
El día nunca pasa igual,
distintas son las sensaciones
de un lunes en el que amanece la rutina
frente al despertar relajado del domingo.
Tampoco las arrugas maquillan los rostros
en los mismos años. Ni las canas
adornan cabelleras en un punto determinado.
¿Cómo saber cuánto queda
o qué es lo que ya ha pasado?

Me han dicho que soy joven,
que es largo el camino que resta.
Pero a veces siento apoderarse de mí
la impotencia de no haber leído,
bailado, gritado y llorado lo suficiente.
Una ráfaga de viento se lleva mis pasos
junto a la memoria
de lo que inevitablemente
acompañó el ayer.
Sólo existe en la conciencia
los días que voy dando.
Una eternidad, la mía,
que sin saber medir me conduce.


24.4.10

Ir

Así cómo un velero puede prescindir del viento para desplazarse,
no es necesario el agua para entretenerse al navegar...


Rutina

Se suceden líneas blancas.
Una tras otra cosen
los hilos azules del cielo
con el asfalto.

No muy rápido ni tan despacio
el auto cede a la superficie.
El sol es brújula;
las nubes, un pasatiempo.
A falta de gaviotas, sobran palomas.
Los caracoles escasean…

Al timón lo guía el oleaje,
eluden boyas del camino.
Las luces, mis faros.

Así cada tarde,
me trae esta ruta.

19.4.10

Amanecer

Así, con tanto YO, completa de mí, hay veces que me pierdo.
Cuando me pasa: busco.
No lo sé, tal vez suerte o quizas empeño, pero andando
me vuelvo a encontrar...

Hojas

Todo sucedió en tierra árida.
Ella se distinguía a lo lejos
por su color opaco y sus quiebres
Tan notoria era esa espera de lluvia,
que el cielo quiso darle un regalo:
Agua de rocío, liviana y dulce
resultaría su alimento.

Allí, bajo la superficie, no tan profundo:
Una semilla,
transitaba sin saberlo, sus últimos días.
Acoge ese líquido, que generosamente
el suelo le entrega, néctar que ahuyenta
un letal estado onírico.
Recupera sus fuerzas, busca el sol
con los brazos abiertos.

Ya nada será igual, para aquel con ojos curiosos.
En ese campo estéril: germina un encuentro.

1.4.10

Cruzada

Aún no he encontrado un escudo que sea útil ante
la agudeza y el capricho de una luna llena…




Voracidad

Cierto es que no hubo promesas,
inútil eran las palabras.
Dos cuerpos interceptó el deseo
ante el cruce de sus miradas.

El roce sugirió espinas,
culpables de avivar la llama.

Arde el fuego, y en el bosque
los árboles se encienden,
intactas perduran las raíces.

Cuando la noche luce su fulgor,
hay cenizas en la madrugada.

7.3.10

Eterno

¿Acaso es importante la cuantía?
¿Incluso si un arco iris roba una sonrisa?


Estaciones

Ráfaga de invierno,
aprovechaste mí sorpresa,
arrancando las últimas hojas.
Desnuda a tu furor, me dí.

En un parpadear, trajiste primavera.
Fue el florecer sentido de este cuerpo,
quién quiso eternamente mariposas.

Naturaleza manda,
y el verano
no dando lugar a demora alguna,
con su amor, intensidad desplegó.

Aliado el sol, utilizó la fuerza de sus rayos,
bañando mi ser de luz y belleza.

Y ya,
agotado el tiempo
otra vez el otoño…


24.1.10

Darse


"Hasta la última gota del recuerdo
que se espera"
REGALOS
El sol que te acoge,
la luna que te duerme,
y el río que te baña

La brisa que te deleita,
la tierra que te aloja
y los pájaros que te cantan

Son emisarios divinos
de alguna soberana
que tras su sonrisa esconde
en carne, tu añoranza …