6.10.11

Cuerdas



¿El encanto de las notas? No.

Quizás el contorno, tan femenino

Éxtasis ilimitado en la melodía.

Distancia, su canción.





FOTO

Te quise, y tal vez te quiera,

al filo de la mentira.

¿Tu palabra o la mía? Nada importa ya.

Es otro matiz de la línea, del verso.

Quise desarmar el acertijo, romper con la frontera.

No lo logré. Mi cometido, así…


Cierto es que tuve ese mundo entre mis manos

tanto como a tu impenetrable voluntad.

Ella hizo muecas a mi amor,

cenizas en vez de lágrimas.

Pétalos al boceto de una rosa perdida

en la inmensidad del desierto.


(Baila, crece, canta, añeja la ternura)


Riégame hoy la sangre al desamor,

en el prado del recuerdo.

24.9.11

Voces







Las medidas poco importan cuando el viento
no para de girar...










Origen

Anda esa mirada puesta en convicciones,
los pasos firmes de quien fuera terrateniente.
Poco importan los papeles que reclaman,
estos fantasmas desconocen antepasados.
Generosos, le obsequiaron sus leyendas,
daban vida al mundo, pero ya no son suficientes.
(¡Hoy que poco nos alcanzan!)
La oscuridad del horizonte parece teñirles la piel.
Aún mantienen esos bailes junto con instrumentos
reminiscencia de ilusiones en búsqueda
de aniquilar tanta indiferencia.
O la sordera de algún dios, el de turno,
el que restaure ese círculo generacional
que alguna vez los quiso hijos.
No es la falta de alimento, hay de sobra en pocas manos.
Reproduciéndose en tierras que le son intrusas.
Las promesas dinamitan esperanzas,
de otros tiempos, de días fértiles, de un futuro abundante.
Se olvidan. Los discursos no nutren
ni los contratos educan. Ninguno entiende motivos.
Sólo abundan esos autoproclamados “representantes de”.
Y a nadie parece importarle mucho. A veces, tampoco a mí.
Pero al final, lo que tiembla es vida.


27.7.11

Elementos


Dicen del agua una esencia del cuerpo, ¿Y del alma?
¿Cómo se componen sus gotas?
La música corporiza el fuego y en su danza
¿vislumbra la emoción?. Tal vez la magia un encanto...




Jirón de agua

Casi como un náufrago,
perdido en la inmensidad del silencio
observo el camino por tus huellas.

Las palabras esparcidas al viento,
y el sonido inmaculado de sus alas
encubren los secretos del pirata.

Las líneas endebles se distorsionan,
no encuentro tesoros en la superficie
sólo es tierra quién palpita.

¿Y ésta ilusión?
Tal vez, entre piedras se escabulla.

10.7.11

Cemento

Si busco departamento, que no se note.
- E S P E R O.... Y ....D E S E S P E R O -
Finalmente, ¿Será que él me elige a mí?








La selección

¿Por qué al hablar de comienzo se imagina una semilla? ¿Acaso es prescindible la otra parte? Con el germen no basta, se requiere de una mezcladora, un horno, algún lugar de cocción. Aún teniendo uno y otro, existe la posibilidad de quedarse corto, que no sea suficiente, agregar espacio es fundamental. Sin la distancia propicia para que la magia haga lo suyo, nada puede suceder. Con el vacío ahí, expuesto, al alcance de las manos, los grupos de interés cobran crucial importancia. De alguna manera van fijando la dirección y por último el destino de la propuesta. Aunque no siempre ocurra, éste debe quedar claro antes del primer ladrillo.
Las ilusiones proliferan firmes como los cimientos que me erigen; estables copian las columnas de sostén. Son mi compañía y base de apoyo desde el principio. Es largo el proceso y uno tiene que valerse de algún recurso para poder sobrellevar las etapas difíciles. Los achaques son bastos y por momentos parecen agolparse. Pueden los profesionales trazar mapas, establecer líneas, definir espacios, realizar cálculos también. Hasta la consumación del hecho, no hay certezas.
Eran mi pasatiempo, fantasear con los potenciales lugares, las personas, los usos. Se habló de tres ambientes con terraza balcón, pero terminé siendo un gran loft. Los inversionistas, cansados de la erogación de dinero a través del tiempo sin ver un peso del famoso retorno, pusieron el grito en el cielo. Arquitectos e ingenieros responsabilizaban a la inflación y no quisieron ni un momento revisar los cálculos iniciales. Con el acabado fino ya estaba abierta la visita de las unidades.
Muchas contaron con la suerte de ser ocupadas al instante. Mi vecina de enfrente, por ejemplo, fue habitada por una bella joven, yogui, que se la pasaba meditando el día entero. La llenó de colores, a diario encendía inciensos, velas que aromatizaban hasta mi baño, resplandecía. Era lindo ver con cuánto cariño la habitaban. Y yo, sólo. Matilde participó del pozo inicial; una espera mutua. El departamento de arriba, tomado por un dentista, estaba instalando su primer consultorio. Si bien el trato del doctor era muy bueno, sus pacientes no tomaban los mismos recaudos.
Mi dueño me vió como oportunidad de inversión, y no había decidido que utilidad darme. Contrató a una inmobiliaria para que fijara mi destino y puso un aviso en el diario. Las personas empezaron a concurrir, interminable la cantidad de visitas. Aquellos grupos, acostumbrado a tanta soledad, me produjeron gran nerviosismo. Somaticé por mis venas, comenzaron a pincharse y algunas de las paredes mostraron manchas de humedad. Marco –el propietario- puso el grito en el cielo, se sintió estafado por la constructora, como si fuera ella la responsable de los maltratos. La misma tuvo que ocuparse de las reparaciones para no ver sucia su reputación. Finalizada la obra, un músico hizo una reserva, pero a decir verdad no me cayó simpático con lo cual en la segunda visita hice un cortocircuito. Lógicamente, le devolvieron la seña. No sabían que andaba mal conmigo, en ninguna unidad se registraron tantos inconvenientes. El propietario se sentía ofuscado, a la vez su novia lo presionaba para “definir” la relación y le mencionó la palabra “proyecto”.
Un domingo la invitó a conocerme; necesitaba saber cómo le quedaban los ambientes y sus movimientos en la cocina. Hay cosas que necesitan verse para poder creerlas. Palpar su entrada fue lo más maravilloso que me pasó, sólo quería que ella vistiera cada uno de mis rincones y podría decirse que así fue. Decidido a comprar la unidad “yogui”, unificó el piso. Un lío. Ella estaba acostumbrada a una energía con mucho olor a sándalo y yo recién empezando a saber lo que se siente ser ocupado por personas. La demolición no fue dolorosa, pero sí la unión, el amoldarse a las formas del otro. Además, la reorganización de los cuartos, sus metros. Al final la cosa terminó resultando bien, lo mismo para Marcos y Patricia que al año estaban esperando un bebé.
Una noche, al mirar con mi vecina la luna - recordando viejos tiempos y divisiones - me confesó que siempre quiso estar unida a mí. La vergüenza ocasionada me hizo pensar que en verdad era un deseo compartido. Yo, de igual manera, quería ser más grande y fusionarme con ella; me alegró. Al amanecer escucho el despertador. Veo que Marcos pega un salto de la cama diciéndole a Patricia: “Tuve un sueño rarísimo, el departamento me decía que nunca quiso ser alquilado, y sentía incertidumbre por su existencia. Esperaba por nosotros, por vos Patricia que aún no te conocía, para poder formar una familia”.


17.6.11

Formas


Personas, sentimientos, palabras, días
números, colores, plantas, animales,
fronteras y todo lo quieras para jugar


Crece

Veo su fuerza, me sorprende.
Fluye a su antojo, con simpleza.
Desconoce el espacio, aunque vuela
No da tiempos pero llena momentos,
se disfraza de silencio, conversa conmigo.
Es pausa que ilumina un instante,
Infinito en sus formas, construye sin pretextos.
Brinda servicios desinteresado.
El amor es así: acá y ahora. Sin más.

14.5.11

Show


El escenario multiplica aplausos e insultos.
Las obras incluyen comedia, drama, suspenso, acción y sensaciones diversas.
Todo se da según el gusto del espectador. Abra los ojos y preste atención…




Acto

A veces siento que
esta vida no es la mía,
tampoco la he robado.

Alguien por diversión tal vez,
mueve los hilos que sostienen
el cuerpo que llevo.

Tan sólo, hoja en el agua
que fluye al ritmo de un deseo ajeno.
Los movimientos, entre la risa y el llanto,
son la comisión que recibo por mi gracia.

Así voy, anhelando
que la función sea maravillosa
hasta que finalmente el titiritero
(y Dios no quiera los espectadores)
en una caja,
me olvide…

1.5.11

Travesía




Quién puede escapar a la maravilla que acontece cuando el calor de la propia luz enciende la vida.








Magia

Al despedirse la tarde
no dejes de buscar,
en los textos que te atraen
las historias en que me quieres.
Sigue protagonizando el relato;
eres el escritor.

No le cierres a la noche,
con sus atajos y estrellas,
las vueltas que te regala.
Que tus manos vacías hoy
(prométeme) no te confundan.

Cuando logres descubrir
el encanto de juntar
lo andado y lo leído,
lo maravilloso con lo pragmático
podrás comprender que
siempre te esperaba amor…





17.4.11

Crece


No hay tiempo pero me llena de momentos. Fluye pleno a su antojo, se impulsa.

El amor es así, carente de excusas: acá y ahora, sin más...


22.3.11

Manos

Aún en la distancia puedo palparlas, son los sueños que habilitan este juego. Durante el día son las reglas: rozar al límite con el olvido.



Cortes


Entre dos distancias

surge el vacío en la herida

Es la sangre quien comparte el origen

de una separación.


El vértigo de la altura

muestra la profundidad de la daga.


Un trozo de carne reluce hoy

el filo del encuentro.


27.2.11

Inquieta

Cuál es la gracia de la espera si dos pies me han sido dados.
El faro ilumina, yo sigo caminando…




¿Estás?

Si pudiera encontrarte, ¿dónde te buscaría?
Por los recuerdos clasificando fotos amarillas,
entre cartas del mañana
con un señor teñido de violeta.
Aprisa en una caminata
siguiendo los semáforos con la gente,
sin oxígeno, cubierta de rutina.
Tal vez en el teatro jugando sobre tablas,
o quizás clandestino por falta de luz.
(¿El centro mismo o la periferia?)
Inocente entre los sueños,
despierta con el olvido.
Desde un bosque,
fundiendo mi medula en pino
sobre el prado a la noche,
anonadada de tanto contar estrellas.
¿Creatividad o repetición?
Yendo a India, en postura de loto,
envuelta de plegaria al Vaticano,
peregrinando hacia Jerusalén.
¿Feng shui? ¿Reiki? ¿Ayurveda?

¿Dónde? ¿Dónde? ¿Dónde?
Es que yo, te puedo hallar.

21.2.11

Trama



Cuál es la ilusión?

El tiempo que se toma en descubrir que una hoja no es sino una de las tantas manifestaciones de la luz o la necedad de vivir a los tumbos sin comprender que nos sostiene del tallo tanta raíz...

27.1.11

Sucesos

"Hay momentos en que los ojos no están aptos para comprender el comienzo de lo eterno. La belleza no se pierde, siempre están esas sensaciones que palpitan al ritmo de lo espontáneo. "


Perdida


..........Lamentablemente ocurrió lo irremediable; de forma abrupta cómo debe ser el final de una relación para que surta efecto. Uno nunca está preparado para estas cosas. Siempre piensa que no va a pasar, que es para los otros, hasta que un día sucede. Me abandonó, o tal vez fui yo quién poco a poco dejé de prestarle atención. Lo dudo mucho, siento que algo de mí se fue con él, ya no podré volver a ser la misma. Quedan sólo los recuerdos, algunas fotos y todas las noches compartidas. Tan contenta estaba en su compañía, única por cierto.
..........El inicio fue casual, como lo necesita todo romance para establecer bases sustentables. Si me pongo a hacer memoria no estaba en una etapa de búsqueda en la cual se puede llegar a alertar a los allegados respecto del tema. Pero Rita, mi amiga, tiene un sexto sentido. Se trata de esas personas que poseen una especie de magia que le permite descubrir qué cosas serán positivas en la vida de sus seres queridos. Sin lugar a duda fue la responsable. Lo trajo a casa en ocasión del festejo de mi trigésimo cumpleaños, rodeado de pares. No lo dijo en el momento, pero había confabulado con alguna de mis amigas para traerlo. Estas estrategias son clásicas en grupos de mujeres independientes y solteras del tercer decanato.
..........Desde el primer momento que lo ví supe que era distinto. Como buena mujer lo sentí vibrar en lo más profundo de mí. No era uno más del montón, era el que estaba esperando sin saberlo siquiera; ese que marcaría la diferencia: un antes y un después. No todo hombre es para cualquier mujer. Los hay muy bellos, también interesantes, modernos, deportivos, pero como él: ninguno. Complicado darle una categoría, imposible. Me llenaba de orgullo saber que no había otro igual. Hoy me queda la duda respecto de él, pero conmigo brillaba.
..........Delante de los invitados resultaba inapropiado manifestar preferencias, con lo cuál ansiaba poder deshacerme de todo el mundo y quedarme en la intimidad. Rita, tan perspicaz (hay que reconocerlo nuevamente), empezó a juntarnos con la excusa de las fotos. Qué con fulano, que con sultano, que los regalos, que las velitas, que acá, que allá, que probate, que reíte… Así generó nuestro primer momento. Pudimos reconocernos, sentir el roce en la piel, la sinergia del conjunto. No sería correcto hablar de docilidad, pero se sentía exquisito al tacto. A decir verdad, él tampoco es para cualquiera –ella lo intuía-. Quién lo acompañe, requiere de una actitud particular que le permita embellecerse a su lado.
..........Con el tiempo, fue mi preferido en las noches. Sentir su recorrido por el cuello, alguna caricia casual en los hombros, aventurarse por un escote; inolvidable. Por mas tacos, collares y maquillaje que luciera, cuando caminaba con él la gente se daba vueltas para mirarlo. Por ese motivo no lo descuidaba un sólo segundo, reconocía que en los tiempos que corren los riesgos de “perdida” eran altos. Las mujeres no tejen más en el interior de sus hogares; están al acecho, en búsqueda constante y no podía permitirme ese riesgo.
..........Pero ese viernes, fue Mariela quien propuso ir a escuchar a una banda de jazz que venía de Estados Unidos. El lugar era apropiado para llevarlo. Llegamos a mitad del segundo tema. Pedimos un vino tinto, una picada y dejamos que el ritmo se llevara las ideas a vagar a otro mundo. El fin de semana se iniciaba entre copas y buena música. Otro tinto y unos quesos. “Los de la barra te están mirando”, “No digas pavadas”. Los sonidos confabulan para olvidar horarios, formas, debilitan los sentidos. En algún instante la noche marca su límite y es cuando unano decide emprender el regreso.
..........A la mañana siguiente, tirando la ropa en el canasto para lavar, empiezo a preocuparme. Alzo la mirada y no logro verlo. Un frío siniestro recorre mi cuerpo. Lo presiento. Busco desesperadamente por toda la casa: revuelvo los cajones del cuarto, abro el placard. Por las dudas inspecciono la cocina, hago una pasadita por el baño, miro dentro de la bañadera. No aparece. ¿Me lo puse anoche? Sí, estaba vestida con la combinación justa. ¿Dónde habré dejado mi pañuelo rojo a lunares blancos? ¿Lo habré olvidado en el taxi, el bar, la calle? ¿Se me habrá caído en el palier? ¿Dónde? ¡No puedo ser tan despistada! ¿Cómo pasó? ¿Lo dejé huérfano en la silla? ¡Qué desgracia! ¿Y ahora? ¡Ay de mí! Los he visto de todos los colores y formas; en la calle, los negocios, el shopping, pero como aquel no hay otro. ¡Soy una tonta! ¿Y si le pregunto a Rita dónde lo compró? No, me da vergüenza confesarle a mis amigas que lo perdí, que me siento sola...

A mis amigas que tanto quiero


11.1.11

Latidos

"Viva la ceguera de la mente si tan sólo tu compás es guía en este andar…"



Emoción

Con los brazos en alto
sujetando sueños
entre la esperanza y el desconcierto
baila.
El reloj es pretexto de una marca
que hizo sociedad con el fuego.
Vuela y las aves se unen
de lo visible, mas allá.
La tradición cae en sus antagonismos.
Desaparecen las nubes, proliferan árboles.
La belleza cobra inmensidad.
Allí, dónde no caben las figuras
se recrea el amor.