6.10.11

Cuerdas



¿El encanto de las notas? No.

Quizás el contorno, tan femenino

Éxtasis ilimitado en la melodía.

Distancia, su canción.





FOTO

Te quise, y tal vez te quiera,

al filo de la mentira.

¿Tu palabra o la mía? Nada importa ya.

Es otro matiz de la línea, del verso.

Quise desarmar el acertijo, romper con la frontera.

No lo logré. Mi cometido, así…


Cierto es que tuve ese mundo entre mis manos

tanto como a tu impenetrable voluntad.

Ella hizo muecas a mi amor,

cenizas en vez de lágrimas.

Pétalos al boceto de una rosa perdida

en la inmensidad del desierto.


(Baila, crece, canta, añeja la ternura)


Riégame hoy la sangre al desamor,

en el prado del recuerdo.

8 comentarios:

Palabras como nubes dijo...

Ay, qué bueno esto!! Me encantó, tiene unas metáforas realmente hermosas. A la tristeza se le puede sacar brillo y esta poesía lo demuestra.

J&R

Alicia María Abatilli dijo...

Aquí estoy "alunizando" por primera ves en tu blog.
Es un placer.
Veré de recorrer el lado oscuro de la luna que imagino allí está el título de tu blog.
Un abrazo, Romina.
Alicia

Daniel Os dijo...

Recuerdo, desamor y añejamiento traen aromas de nostalgia. Baila, crece y canta… ahí está el porvenir.
D.

Romina E. dijo...

J&R, muchas gracias por sus halagos. Es infalible el brillo cuando son las entrañas que escriben (perdón por la imagen un tanto sangrienta). Un beso!

Alicia, BIENVENIDA!!! espero que disfrute de la vista, siempre es bueno recibir gente nueva. Beso grande!

Daniel, ¿q puedo decirle?? Me encanta bailar, cantar... lo vivo haciendo... pero a veces tb ocasionalmente se descubren nuevos comienzos. beso grande!

oscar alberto dijo...

me gustó mucho este, me produce una sensación de desesperación, una búsqueda de remedio urgente, o tal vez es un simple reflejo..

un abrazo
deseo estes bien
Oscar

Ignacio Carcelén dijo...

Hay algo que estamos haciendo mal si estamos todos tan deseperados. Esta mañana una mujer en el autobús se sentó enfrete y después de mirarme y se colocó bien la ropa y el bolso, me cruzo a diario con personas de mi ciudad que parece que no tenga nada conmigo, se me escapa, yo soy accesible.

Humberto Dib dijo...

No es azaroso que el desamor aparezca en tantos espacios...
Buen texto.
Un beso.
HD

JOAQUIN DOLDAN dijo...

muy bellos versos desagrrados y dulces