21.1.12

Ser



A veces, hay que arar al silencio, para que de tanto en tanto, le respiren las palabras…